¿Piensas demasiado al llevar a cabo una actividad? ¡Checa las desventajas!

Todos sin duda alguna pensamos demasiado en una que otra actividad importante que debemos a realizar a futuro. Sobre todo esas que te dejan marcado de por vida: la carrera que debes estudiar, dónde o cuándo comprar una casa, tener una relación, hasta tener hijos o no es una de las inquietudes más grandes que todo ser humano pasa a lo largo de su vida.

Aunque siempre se nos ha enseñado tener un proyecto de vida, toda persona es diferente al llevar a cabo una situación, así que si eres de esas personas que cuestiona absolutamente todo, simplemente respira profundo y ten mucha calma. Pensar demasiado por algo que te preocupa puede generarte problemas en la salud.

Desventajas de sobre pensar

Bien sabemos que aquellas personas que son analíticas de su vida tienen un mejor orden en la toma de correctas decisiones. Las personas con estas virtudes suelen visualizarse en todos los distintos escenarios que la vida le otorgue.

Pero cuando estas virtudes cambian de sintonía y se vuelven excesivas, es allí donde puede nacer un mayor problema en la mente.

Ansiedad

Pensar demasiado además de generar estrés y toda la acumulación de la preocupación, se puede generar una nueva sensación, ya sea angustia o ansiedad.

Proyectarnos en todos y cada uno de los escenarios posibles puede generar grandes tormentas en nuestra mente. Cada pensamiento puede ser cada vez más y más preocupante, convirtiéndose en algo realmente abrumador.

Inquietud excesiva por el futuro

Unas de las inquietudes más alarmantes en nuestra mente es a la hora de elegir la carrera adecuada que debemos estudiar a futuro. Sabemos que esa es una de las decisiones más importantes, es la definición de quienes podríamos ser.

Pensar demasiado en las ventajas o desventajas antes de llegar a una decisión puede ser una tarea realmente agotadora. Así que, lo mejor que puedes hacer es dejar de pensar en el futuro y empezar a vivir el presente ¡simplemente elige aquello que realmente te apasione!

Parálisis por análisis

Algunas decisiones tienen esa “fecha de caducidad”, a todos nos llega el momento en donde tenemos que elegir. Aunque quizá muchos ya hayan imaginado una y otra vez lo positivo o negativo de dicha incertidumbre.

Puede que algunos se aferren a esa decisión que en la mente ya decidió, pero aún sientan dudas o inquietudes sobre si fue o no la mejor elección. A final de cuentas nuevamente se inicia otro ciclo maquinando una y otra vez sí hizo bien o mal.

Muchas veces el pensar tanto en algo por querer ser “perfectos” nos paraliza a las acciones que se necesitan para alcanzar esa meta.

Quizá uno de nuestras mayores metas es mudarnos a una casa que tanto nos hace ilusión pero no lo hagamos porque tal vez en el vecindario no seamos aceptados. Al pensar tanto en lo negativo sin dudarlo nos frenamos a realizar grandes sueños.

Llegar a un punto de equilibrio es muy saludable en nuestra vida pero, quedarnos estancados sin actuar a futuro nos generara grandes inconvenientes. Además de angustias, estos actos pueden generar frustraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *