Tips para rechazar un empleo de manera profesional

Muchas veces nos ha pasado que al responder una oferta de trabajo e inmediatamente saber exactamente cuáles son los requisitos o las características de las labores exigidas, podamos cambiar de opinión y queramos rechazar el trabajo por muchas razones que no nos convienen.

Para evitar la incomodidad a continuación te indicaremos algunos tips para rechazar un cargo de manera profesional.

La búsqueda de empleo es una tarea un tanto compleja. Así que para que nuestra meta sea cumplida con éxito debemos enviar nuestro portafolio a diferentes empresas o compañías,  para tratar de conseguir la información relevante que necesitamos, por ejemplo:

· Investigar cuáles son las compañías que generan más contrataciones

· Indagar cuáles son los requisitos que se piden para cubrir en nuestra área profesional

· Cerciorarse de las tareas que se realizarán

· Solicitar cuántos años de experiencia se necesitan para ocupar el puesto

· Adjuntar todos los portales al tipo de cargo laboral que aspiramos y resaltar cuáles son los que ofrecen · propuestas más atractivas

 Se puede rechazar una oferta de trabajo por distintos motivos, los cuales son:

· No abarca tus expectativas salariales

· Las condiciones del oficio no te parecen adecuadas

· La ocupación no se ajusta a tu perfil profesional

· Tienes una oferta mejor en otra empresa

Pero, no te preocupes siguiendo estos consejos para rechazar una oferta de trabajo no te verás menos profesional:

En el proceso de selección:

En la etapa de selección, los ejecutivos de la compañía mientras más se va avanzando más detalles te van dando sobre el oficio que debes realizar.

A lo mejor algunos detalles que se te están informando no estaban inculcados dentro de la oferta publicada. Probablemente, mientras más información te estén mostrando puedas llegar a sentirte incómodo con la labor o sientas desinterés por él.

Si tienes en mente que ya no quieres desperdiciar más tiempo en ese protocolo de selección, bien sea porque no te ajustas a la oferta o porque no es exactamente lo que estás buscando, entonces es el momento perfecto para detener ese proceso.

La única manera de rechazar dicha propuesta es de la manera más sincera y respetuosa posible.  De igual manera, no te adelantes a tomar decisiones si tienes dudas. Analiza y medita todos los pros y contras del laburo y de la compañía.

Si tienes en mente negociar las condiciones con la empresa o plantearles una opción beneficiosa para ambos no te quedes sin intentarlo.

Sea cual sea la respuesta de la compañía durante ese proceso habrás aprendido mucho y esa experiencia te servirá para otras oportunidades.

Si la compañía tiene realmente interés en ti, caben muchas posibilidades de que valoren las opciones y aumenten su oferta de empleo, esto quedaría en claro de que tienen consciencia del por qué deberían hacerlo.

Sea cual sea la decisión por la que hayas optado, la clave es que tú estés muy seguro de tu decisión, asumiendo riesgos y duras pruebas. Sólo de esta forma podrás crecer personal y profesionalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *