¿Lipoescultura y liposucción es lo mismo?

¿Tienes sobrepeso y por más que hagas ejercicios no logras bajar esos kilitos de más? ¿Te sientes estafada luego de haber estado largos periodos en dieta y no lograr tu cuerpo deseado? ¿Crees que los ejercicios no te ayuden a eliminar toda la grasa?

En nuestro sitio web podrás encontrar consejos médicos si de salud se trata, ya que al no bajar de peso a pesar de cambiar tu rutina, puede que se trate de un inconveniente con el sistema de tu cuerpo.

Seguro que por tu mente ya habrá pasado la famosa idea de realizarte una cirugía cosmética para deshacerte de esos rollitos de una vez por todas.

Pero, es complicado elegir cuando se habla de cirugías, no sabemos cuál de las dos es más eficiente o cuál realmente es la diferencia de lipoescultura y liposucción.

Ambas son muy comunes y comentadas por todos. Así que hoy te informaremos bien antes de tomar cualquier decisión.

¿Qué es la liposucción?

Ese procedimiento que últimamente ha estado muy a la moda que puede eliminar cantidades medianas y grandes de grasa es llamado y conocido como liposucción.

Esta cirugía ha estado entre las más recurridas entre hombres y mujeres para extraer el exceso de grasa y eliminarla de inmediato y completamente, en áreas como las caderas, muslos, estómago pecho y brazos.

Este procedimiento se hace bajo anestesia general y antes de que el paciente pueda volver a hacer sus actividades cotidianas se requiere un importante período de recuperación.

¿Qué es la lipoescultura?

Por otro lado, la lipoescultura también es conocida como liposucción tumescente. Esta cirugía es un procedimiento para cantidades de grasas medias y pequeñas que moldea y ajusta distintas áreas del cuerpo.

La habilidad para trabajar y acentuar la silueta es a lo que se refiere su nombre con respecto a la “escultura”. Aplica en áreas como cuello, nalgas, mejillas abdomen y pecho.

El proceso es el siguiente: para empezar se debe llevar a cabo creando pequeños cortes donde se conduce la solución tumescente de lidocaína y epinefrina a través de una cánula. Este último paso es a diferencia del método de liposucción común.

Para deshacerse de la grasa se emplea una solución para que sea succionada. La función de la epinefrina es reducir el tamaño de los capilares para reducir la pérdida de sangre. De igual manera, el trabajo de la lidocaína es adormecer la zona a tratar.

Esto provoca pequeñas cicatrices por las incisiones, pero no se requiere un tiempo de recuperación como el método anterior. Estos resultados son inmediatos, se pueden observar luego del procedimiento.

¿Cuál es la mejor decisión para la salud?

Ahora que acabas de conocer el procedimiento de estas dos cirugías de belleza no es de extrañar que la última opción no te llame tanto la atención.

Pero aun así saber cómo funciona cada cirugía no bastará, para ello se debe consultar con un especialista.

Un profesional te dirá mejor cuáles son los riesgos y  los beneficios de acuerdo a tu salud. Sin duda alguna el consejo de un experto siempre será el más importante.

Tu condición de salud siempre será el factor esencial que deberás considerar para dar ese primer paso a tu decisión. Otra cosa importante que debes de tener en cuenta es el costo de estas operaciones, más el costo del tratamiento en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *