Conoce algunas costumbres de antaño

Existen diversidad de tendencias y moda que van de la mano con la celeridad de la vida, podemos recordar aquella época de oro donde la vida era prácticamente más natural.

El romanticismo se sentía a flor de piel, no todo el mundo tenía la capacidad de conocer íntimamente los sentimientos de otra persona, la tecnología no se encontraba avanzada, por lo tanto, se podía expresar a través de las cartas de amor escritas a mano nuestra dulzura e inocencia.

Actualmente ser modesto es un crimen prácticamente, ya que se encuentra fuera de los límites de la vida rutinaria en la que nos expresamos, charlamos y actuamos. Hace varios años esa cualidad era prescindible en toda persona, ser modesto era la marca diferencial.

Cortesía, sueños y modales eran la carta de presentación de la vida

El solo decir “señor”, “señora” o “señorita”, hacía sentir a todas las personas muy formal, era la época de oro donde la cortesía se podía percibir, por lo tanto, la vida jugaba un gran papel agarrada de la mano con la moda donde acostumbrarían a las personas a la rudeza de una sociedad modernizada y feroz.

A través de nuestros parientes se puede mostrar que fueron años de mucha variedad donde hasta las pinturas se pronunciaban con mujeres exquisitamente bellas y con hermosas curvas del Renacimiento, manteniéndose siempre sanas con una buena alimentación nutricional balanceada donde se formaban una figura y físico natural.

El naturalismo de aquella vida antañona se puede visualizar a través de las fotografías de nuestros abuelos, abuelas o parientes que vivieron dicha época, podemos aguzar los sentidos cuando hojeamos viejos álbumes y vemos a muchas personas disfrutando alegremente.

Era algo mágico ver un estreno cinematográfico en los auto-cines… ¡Lástima que desaparecieron!

Ser cortes era una regla muy importante y común para aquella época, no se hacía extraño oír a una persona decir tan brillantes palabras mágicas a otra persona, es decir, un por favor y gracias era muy rutinaria en el vocablo de la gente.

Encontrándose de moda a tener muy buenos modales en la mesa, la hora de la comida era totalmente respetada, cosa que actualmente eso ya no existe. De igual manera, era de muy desagrado decir palabrotas malsonantes e inapropiadas en cualquier conversación, en la calle o en una reunión familiar.

Podemos decir, que era una época donde la moda se relacionaba con el tipo de vida y crianza que recibían dentro de tu hogar y luego eran expresados en su vida habitual, donde la rectitud y el respeto estaban muy relacionado con las buenas costumbres.

Los sombreros siempre estaban presente

Estando de moda el uso de los sombreros tanto para los caballeros y las damas, los cuales eran muy glamurosos, su vestimenta era muy acorde a la vida antañona con hermosos peinados y maquillajes extravagantes pero demasiados atractivos.

La realidad es que muchas de esas costumbres ya no son percibidas en la actualidad por nuestra sociedad, la mayoría de los individuos concentran mucho más su atención en las redes sociales, dejando a un lado su alrededor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *