Exigen que se liberen a niños menores de un año de edad, que se encuentran recluidos en un centro de detención en Texas

¡Libertad inmediata de menores!

Existen al menos 09 bebés menores de un año que se encuentran recluidos en el Centro Residencial Familiar del Sur de Texas en Dilley.

En la denuncia otorgada se pide que las madres que se encuentran con estos pequeños sean puestas en libertad y evitar alejamientos obligados.

Un grupo de personas entre estos abogados, activistas e investigadores solicitaron al Gobierno de Trump que le de libertad a miles de bebés que se encuentran detenidos en el Centro Familiar del departamento de Inmigración y Aduanas (ICE).

La solicitud se fundamenta en una petición presentada por la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), el Congreso Americano de Inmigración (AIC) y la Red Católica de Inmigración Legal (CLINIC) ante el Departamento del Inspector General (OIG) y la Oficina de Derechos y Libertades Civiles (CRCL) en la ciudad de Washington.

En el anuncio emitido por los demandantes se observa “Actualmente se encuentran recluidos en el Centro Residencial Familiar del Sur un total de 09 niños menores de un año. Y al menos uno de ellos ha estado privado de libertad por más de 20 días”.

De igual manera, los reclamantes solicitan que las madres que se encuentran con los pequeños sean absueltas también para así evitar separaciones obligadas. Señalando que se ha incrementado el número de niños que son retenidos y aún se están bajo la protección de ICE.

Falta de capacidad

Una de las principales inquietudes que presentan los demandantes es que se ha confirmado que existe una incapacidad por parte de las autoridades de inmigración para cumplir con los estándares de atención de niños indocumentados bajo protección.

“Las intranquilidades incluyen extensos retardos en la atención médica y la falta de un tratamiento de seguimiento apropiado”.

De la misma manera, la organización Physicians for Human Rights (PHR) ha intervenido contra la detención de niños, incluyendo bebés en centros de inmigrantes.

La Organización de los médicos por los Derechos Humanos de los niños detenidos, dado que estos niños tienen una salud y necesidades específicas y los centros de detención de ICE no están lo suficientemente dotados para satisfacer estas necesidades.

Además, argumenta que, durante el primer año de vida de un niño, estos son susceptibles a enfermedades, dolor, discapacidad inclusive la muerte por contagios y padecimientos prevenibles.

Otras fallas

Es por ello, que la academia ha programado un estricto calendario de vacunación. ICE hasta la fecha, no ha demostrado su capacidad para suministrar información de cuidados preventivos que podrían revelar graves dificultades que pudieran surgir durante la detención del pequeño.

Por consiguiente, este centro posee instalaciones que puedan brindar servicios médicos especializados y que, según información aportada por madres afectadas, los bebés son alimentados con leches de fórmulas no inspeccionadas por un especialista.

Algunas de las madres revelan que sus niños han aumentado de peso desde que se encuentran recluidos en ese centro mientras que otras indican que sus chiquillos han enfermado y hasta han presentado problemas de comportamiento y de sueño.

Por lo que el grupo reitera, intervenir inmediatamente y exigir la libertad de los padres y madres retenidos y permitirles seguir sus casos de inmigración.

Opinión de ICE

ICE en respuesta a esta denuncia, emitió un comunicado a Univisión Noticias donde alega que “el Centro Residencial Familiar del Sur, es muy responsable en cuanto a la salud, seguridad y bienestar de las personas que se encuentran bajo su cuidado, y que además el instituto proporciona el ingreso respectivo a la atención médica apropiada las 24 horas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *