Cierre temporal del Gobierno trae consecuencias a trabajadores de ICE

Luego de que Donald Trump haya decretado un indefinido “cierre parcial del Gobierno” el pasado 22 de diciembre, debido a la disputa generada entre la Casa Blanca y el Congreso, muchas son las familias que están pagando las consecuencias.

Dicha disputa dio lugar luego de que hubiese un desacuerdo de parte del Congreso en aprobar un presupuesto para comenzar la construcción del muro, el cual recordemos es una de las propuestas de Trump cuando se encontraba en campaña presidencial.

Lamentablemente, las consecuencias de este desacuerdo las están llevando los 800 mil funcionarios y empleados federales, quienes tienen más de 24 días sin recibir ningún tipo de remuneración.

“Hubo un cambio de prioridades. Muchos agentes se quedaron sin salario. Las familias están buscando alternativas para pagar cuentas y la hipoteca. Hay mucha desesperanza”, expresó una persona afectada por esta disputa.

“Las prioridades han cambiado”

No hay lugares disponibles para albergar a más indocumentados, incluso las deportaciones han disminuido las últimas semanas.

“La llegada de migrantes a la frontera y los arrestos cambiaron la estrategia. Los centros de detención están llenos, ya no hay cupo disponible. Esto llevó a un segundo plano las operaciones de búsqueda y arresto de inmigrantes con orden de deportación”, expresó una fuente.

Continúa expresando: Y el cierre parcial del gobierno complicó la situación. Por lo tanto, bajaron las operaciones a un mínimo porque cambiaron las prioridades”.

Y Así lo dejan ver las Oficinas de Prensa del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), cuando de manera automática responden ante cualquier pregunta: “A partir del 26 de diciembre estoy fuera de la oficina debido a la pausa de fondos federales. No puedo acceder o devolver mensajes durante este tiempo. En cualquier momento en que el gobierno vuelva a abrir, comuníquese conmigo luego de que su consulta aún requiera una respuesta”.

Empleados federales han hecho saber al presidente que ya no poseen dinero para pagar las deudas, por lo que exigen que se agilice este proceso.

Una empleada de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), ha comentado a fuentes de noticia la situación que vive: “Ya nos quedamos sin dinero para pagar la hipoteca, y tampoco podemos pagar los tratamientos médicos de nuestros hijos”.

Otro afectado expresó: “Si esto continúa, no sabemos qué sucederá con nosotros y nuestras familias”.

En cuanto a Donald Trump, mantiene su postura y los mensajes de los trabajadores no parecen hacerle cambiar de opinión: “…. Tengo un plan para (levantar) el cierre. Pero para comprender ese plan, tendría que comprender el hecho de que gané las elecciones y prometí seguridad y protección para el pueblo estadounidense. Parte de esa promesa era un muro en la frontera sur. ¡Las elecciones tienen consecuencias!”.

La Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ), comentaron que las consecuencias no sólo las vivirán los empleados federales, sino también los inmigrantes: “Sufrirán retrasos de hasta tres años en las cortes”, lo que perjudicará en gran manera su situación migratoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *